<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d31267641\x26blogName\x3dCuestionalo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cuestionalo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cuestionalo.blogspot.com/\x26vt\x3d4118530798309496547', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Cuestionalo.

Pienso en ovejas pero no se animan a saltar mientras se prueban un saco y corbata. Llego a la esquina, el semáforo se camufla entre el rojo de uñas pintadas y yo cambio minutos por bocinas. Un riesgo imprescindible.

miembro de CRUZAGRAMAS

Tarde

Monólogo de un idiota IV

Me encontré perdido entre mucha gente tan extraña pero tan normal, mientras caminaba hacia el Obelisco, tan blanco pero tan sucio, tan lleno pero tan vacío.
Y miré el reloj, como siempre, sin importarme la hora, para llevarme por delante una señorita, u otra señorita, rubia o morocha, y me dijo perdón con una sonrisa practicada, seguro de abogada porque se quedó mirando, analizando algo, hasta que me di cuenta de que le estaba agarrando el brazo o el hombro, y siguió caminando sin mirar atrás.
Y busqué entre la multitud de vereda a esas personas que parece que daría gusto abrazar, abrazarlos sin tener que cerrar los ojos, o compartir un mate callado, o dos, o tres… pero no encontré y seguí caminando porque al final era lo mismo, si total ya nadie se abraza.
Y pensé que podía cruzar la calle, o avenida, y por más autos que hubiera no iba a escuchar ese “guarda” o “cuidado” que nos recuerda que no estamos tan solos. Por lo menos si te vas a morir alguien dice algo. (Aunque capaz es por egoístas, por no querer presenciar... no importa)
Miré el reloj una vez más, pero observé la hora con detenimiento, esperando a que vuelva mi agenda despedida con mis horarios o a que alguien me pida permiso. Tengo que estar a las 9 en Juncal y Sucre y Estoy tarde.

Labels:

Escribí tranquilo que hay apuro.
Comment | Bookmark | Go to end